Thursday, March 19, 2015

La huída

Hacía una lista mental mientras terminaba de recoger. Lo llevaba todo, o al menos, todo lo necesario para empezar. Echó un último vistazo al salón antes de salir. La habitación estaba en penumbra, pero la persiana dejaba pasar un hilo de luz que iluminaba el polvo flotando en el el aire, que daba un halo de belleza irreal.

Creyó reconocer sus formas aún sobre los cojines del sofá. Cuando ella se fue, le costó hacerse a la idea. No le dolió, simplemente porque no llegó a creérselo del todo. Muchas veces se descubría llevando dos vasos a la mesa a la hora de comer. Cocinaba demasiado, sin medida para uno, así que guardaba los restos para la cena, y los recalentaba para tomarlos solo delante del televisor.

Se aseguró dos veces de haber cerrado bien la puerta al salir. Le entregó las llaves a la portera, como ya había acordado con su casera, y se dirigió hacia su viejo pero fiable coche alemán. Le sudaban las manos, no dejaba de repetir listas mentales, aunque el fondo de su pensamiento estaba en otro sitio.

Cierta angustia apretaba su pecho, el miedo a lo desconocido. Y sin embargo su corazón saltaba como si se hubiera tomado tres Red Bull. Eran las ganas de volver a probar algo casi olvidado. La libertad.

Wednesday, August 14, 2013

Dragones vencidos

Mil dragones me esperan a las puertas del infierno. Entre ellos debaten, y argumentan que la facilidad de la presa es comparable a la frugalidad del bocado. Lo que no saben es que ya he peleado en más batallas de las que hayan oído hablar, que he vencido monstruos que les harían temblar, que vengo de un infierno que hace que su averno me parezcan unas vacaciones.

Y es que en realidad no saben que traigo un monstruo mucho peor que ellos: yo.

Tuesday, August 13, 2013

Atrezzo

Demasiado frecuentemente me siento sólo atrezzo. No pasa nada, no es un desprecio, la mayor parte de las veces todos somos sólo personajes secundarios en la vida de los demás. El problema es cuando lo que esperas es otra cosa, cuando lo que necesitas es otra cosa. No un colega, sino un amigo.

El atrezzo está bien, el atrezzo es bonito, la mayor parte de la gente que veo vive rodeada de él y parecen felices... no sé, tal vez sólo sea apariencia.

Lo cierto es que a mi me da igual, prefiero vestir ropas viejas y gastadas, pero que valgan la pena, al final son mejores los vaqueros de toda la vida que unos nuevos del Zara, que apenas te aguantan un verano. Irás más feo, irás siempre igual, pero la mejor manera de viajar es ligero.

Hablando en plata, quiero que alguien mueva un dedo por mi, no por que le venga bien, no por que se divierta, no. Por que yo lo necesite.

Así que es hora de deshacerme del artificio, de hacer limpieza, separar el grano de la paja. Veremos qué queda, aunque no albergo grandes esperanzas.

Wednesday, July 17, 2013

La palabra y el tiempo

El poder de la palabra es pequeño comparado con el poder de los segundos. El espacio es infinito pero estático. El tiempo es dinámico, y avanza siempre adelante. Destruyendo el pasado. Cuando termines de leer este estúpido párrafo habrás asesinado a tu yo anterior, habrás avanzado hacia adelante en el tiempo, viajero, posiblemente para ser peor persona. Hago todo lo que está en mi mano para procastinar, y tener la ilusión de que mis segundos son dobles o triples. A veces funciona. Pero la mayor parte del tiempo es un sueño en el que crees que viajas y sin embargo no te mueves de la cama.

Las palabras tienen la propiedad de que son inmóviles y sin embargo nos mueven. Tal vez por eso es más sencillo y más rápido decir algo en vez de hacerlo. Decirlo mil veces hasta que parezca verdad. Al final ¿qué diferencia hay?

Wednesday, April 03, 2013

Sudor

¿A qué huele el sudor, de las tres de la mañana?
Huele a nervios, huele a miedo, no sabe a nada.

¿Qué dice el perro, al oído, bajo la almohada?
Dice que corras más, que no vales nada.

Cuánto pesan los segundos de madrugada,
cuánta oscuridad a pesar de la bombilla,
cuánta hambre a pesar del hastío,
cuántas ganas de terminar el día.

Es un elegante traje el pijama,
para la fiesta de la media noche,
que no terminada hasta bien entrada,
o hasta que pase el último coche.

La saliva se seca enterrada
en una boca que no habla ni dice nada
el pulso se acelera inexorable
hacia dónde, ninguna parte, corriendo aquí,
muriendo bajo la almohada.

Tuesday, November 27, 2012

No escribo pa ti

[[ Listen to this ]]

No escribo por que no tengo tiempo,
no tengo tiempo porque ambiciono demasiado,
trato tanto de abarcar que apenas siento
cómo los segundos pasan de continuado,
trato de beber tanto que se me olvide
que cuando empecé a beber no tenía sed,
trato de olvidar que dije lo que dije,
intento pensar que no hice lo que hice,
intento ser quien no soy para llegar a descubrir
que al final era quién no quería ser,
trato de aparentar para que no se me vea,
ser invisible. Para quien lo lea.
Puedo escribir rápido si me pongo,
y me pongo si escribo,
y escucho música que escribe por mi,
y me acelero y me flipo.
Hoy tengo que tomarme una tila para dormir
porque tomé tres cafés para rendir,
me hago tantas preguntas
que apenas me queda tiempo para buscar las respuestas,
y cuando no es tiempo lo que me falta sí es energía,
que me vienen todas juntas,
que parece joder que tuviera 12 horas el día
y siete me las paso embobado
preguntándome ¿qué me había preguntado?
Y cuando despierto ya estoy otra vez en marcha,
la rutina acelerada de siempre,
la que le da infartos a la gente.
Así que holayadíos,
leña al mono, caña al agente.

Tuesday, August 21, 2012

Desde 2005

Dios, estaba leyendo entradas antiguas, de algunas me siento muy orgulloso, pero de muchas me avergüenzo... :-O (vamos, que me dan vergüenza).

En fin, apechugo y no borraré nada, ahí están, ¡pero qué corte!!!