Friday, September 28, 2007

Nunca habrá robots humanos

Lo siento. Es un bonito sueño. Asimo, el robot de Honda, impresiona visto en directo (sí, es de verdad). Pero hay algo que los desarrolladores de robots obvian, o al menos no atacan de frente. La inteligencia emocional, la inteligencia social.

No es que no se programen robots con sentimientos, pero es imposible programar lo que no se conoce. Y a día de hoy la psicología está todavía en pañales en cuanto a los mecanismos que hacen funcionar a la "vía inferior", lo que se conoce como "el corazón" o el "espíritu". Así pues se programan robots que simulan estar tristes o alegres, pero no lo están. Conocemos las reacciones químicas que suceden en el cuerpo, las partes cerebrales con mayor actividad, pero no somos capaces de modelizar todas las influencias que recibe el ser humano desde la infancia (educación, padres, familia, juegos, etc...) y dudo que jamás seamos capaces. Las personas no son como el resto de objetos de estudio de la ciencia, no puedes educar a dos personas exactamente en las mismas condiciones "menos una" para ver cómo influye ésta en la personalidad...solo puedes teorizar.

Además existe otro factor: la biología. El ser humano ya tiene muchas funciones psicológicas en los genes. Está en discusión cuanto es heredado y cuanto es aprendido pero es un hecho que las personas nacemos con algunas funciones programadas en el cerebro. Nunca podrá ocurrir esto con un robot.

(Vale, es cierto que una vez conozcamos todas esas funciones podremos programarlas, pero ¿será lo mismo que nacer con ellas? yo no lo sé, lo dudo).

Os dejo con nuestro jovencito Frankenstein, Yukoki versión 2004 (el que adivine el porqué del nombre, se lleva una chuche.)

8 comments:

dharma said...

Bueno bueno, pues ya puedes ir repartiendo gominolas a más de uno y a más de dos por lo del nombre de YUKOKI, que es genial, por cierto.

La dicotomía entre humano y máquina está muy presente, que son dos universos cerrados y antagónicos, son dos sistemas de categorías, dos modelos operativos, dos mundos aparte pero que son dependientes. De todos los antagonismos, habría uno simple y fundamental, uno crea y otro es creado, y los robots no tendrían razon de ser sin el hombre.

La mente humana genera ideas y creencias parecidas en todas partes y según la cultura a la que se pertenece, se toman matices diferentes. Pero... y las máquinas?

Creo que aun estamos algo lejos de un final apocalíptico hollywoodiense en el que los hombres somos los esclavos de las máquinas. Somos nosotros (bueno, yo ni idea) los que las manejamos, pero en numerosos campos, aunque nos quieran hacer ver lo contrario, no nos sustitutirán porque sería un grave error.

los robots no implican un apocalipsis, pero no hay ni que decir que las máquinas - robots - en general las nuevas teconologías, en este s XXI nos encontramos en los inicios de una nueva etapa de la evolución social. Hay quienes ya auguran con todo esto que la revolución tecnológica puede ser considerada como la 3ª gran transformación global en la historia de la humanidad. La 1ª y la 2ª fueron la época neolítica y la industrial.

pero como en todo, habrá teóricos que confirmen lo erróneo de este pensamiento.

al final me he ido un poco del tema... un robots nunca lo hubiera hecho, jeje

dharma

Koke said...

Mmm, me interesa lo de la dicotomía generador de ideas vs generado, nunca lo había visto así...

Además me parece mucho mejor que una prueba de turing para determinar si una máquina es inteligente o no... (por cierto, la prueba de turing está mucho más que superada por la psicología, aunque parece ser que no por la informática...)

dharma said...

con incidentes como el de este fin de semana hace que te replantees la idea de que podría haber máquinas que reemplazasen a los humanos, al menos los primeros no se dejarían llevar por sentimientos deplorables.

Anonymous said...

los sentimientos nunca son deplorables

dharma said...

sentimientos como el odio, la envidia, la ira, el rencor, la cólera, los que impulsan la xenofobia, la violencia, el machismo, la hipocresía, la desigualdad, la discriminación, la venganza... para mí son sentimientos y valores totalmente deplorables

Anonymous said...

las consecuencias de esos sentimientos son deplorables, estoy de acuerdo contigo. Pero no los sentimientos, somos humanos y es normal sentir en ocasiones envidia, odio o venganza, igual que amor, culpa, respeto, o soledad. Lo deplorable es no saber controlar esos sentimientos y que nos desborden, pero nunca es deplorable sentirlos. Los sentimientos son más irracionales, los valores son la consecuencia de la educación y del proceso de socialización.

dharma said...

eso sigue lo que decía mi buen amigo hermann hesse, pero... debemos de aprender a controlar los sentimientos, potenciar los positivos y dejar a un lado los negativos

Anonymous said...

totalmente de acuerdo contigo, dharma. Y que sigamos intentándolo...